29 DE JUNIO DE 1815. PRESIDIDO POR ARTIGAS, EL CONGRESO DE ORIENTE DECLARA LA INDEPENDENCIA

También conocido como Congreso de los Pueblos Libres, se reunió en la villa de Concepción del Uruguay, por entonces capital de la provincia de Entre Ríos, con la participación de la Provincia Oriental, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Córdoba y el territorio de las Misiones.
Ante el fracaso de la Asamblea del año XIII, en el que los delegados artiguistas habían sido rechazados, el Congreso de Oriente es el primer congreso constituyente argentino que declaró la independencia “de España y de todo otro poder extranjero”, lo que ocurrió en julio de 1815, estableciendo un régimen republicano, representativo y federal y las bases para una profunda reforma agraria.
Asimismo, el Congreso resolvió no concurrir al de Tucumán, que declararía la independencia al año siguiente, como señal de protesta hacia el Directorio por tolerar la Invasión Luso-Brasileña a la Banda Oriental y en especial, en rechazo a la propuesta de Manuel Belgrano para formar un gobierno monárquico: los artiguistas se definieron como republicanos, democráticos y federales.

Julio César Rondina, Presidente del Instituto Artiguista de Santa Fe, escribe lo siguiente: 
“La primera vez que se declara la independencia de la Corona Española de los territorios que integraban el Virreynato del Río de la Plata, habrá de ser en el Congreso de Oriente, Congreso de los Pueblos Libres o Congreso del Arroyo de la China (denominación de entonces a lo que es hoy Concepción del Uruguay), que fuera convocado por José Gervasio Artigas, el Protector de los Pueblos Libres e iniciara sus sesiones el 29 de junio de 1815.

Es importante destacar que esta declaración de independencia se produjo un año antes que se realizara una declaración similar en el Congreso reunido en Tucumán, que fuera convocado por el Directorio residente en Buenos Aires.
Otra cuestión que es digna de resaltar, es que las provincias que asistieron al Congreso de Oriente y que conformaban la Liga de los Pueblos Libres, no asistieron posteriormente al Congreso de Tucumán. De allí que razonablemente se podría investigar el grado de representatividad que tuvo cada uno de estos Congresos, habida cuenta la densidad e importancia de las provincias que integraban la Liga (Banda Oriental del Uruguay, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Misiones y Corrientes).
Desde el punto de vista de la historiografía mitrista, lo llamativo es que este Congreso pasa, casi, totalmente desapercibido en las efemérides de la patria y solamente se hace referencia al de Tucumán como si hubiese sido el único que se realizó en aquellos años tumultuosos. Cabe entonces preguntarnos el por qué de este tratamiento tan desigual en la consideración histórica, al menos de una parte de nuestra academia.
Es cierto que no se conservan las actas originales del Congreso, las que se han extraviado, pero se ha podido reconstruir fidedignamente las principales actuaciones a partir de otros instrumentos concordantes.
Se sabe, por ejemplo, que el diputado por Santa Fe, Pascual Diez de Andino, arribó con las mismas Instrucciones que en 1813 portaron los diputados de la Banda Oriental ante la Asamblea Gral. Constituyente en la primera de las cuales se reclamaba: “Primeramente pedir la declaración de la independencia absoluta de éstas colonias, que ellas están absueltas de toda obligación de fidelidad a la corona de España y Familia de los Borbones y que toda conexión política entre ellas y el estado de la España, es y debe ser totalmente disuelto”.
Otro de los instrumentos que fue adoptado por este Congreso fue el que Artigas propusiera a los diputados porteños Pico y Rivarola, pocos días antes, en el cual se disponía que “las Provincias de la Liga, y la Liga misma, formarían parte del Estado denominado Provincias Unidas del Río de la Plata... en el pleno goce de toda su libertad y derechos, pero sujetas desde ahora a la Constitución que organice el Congreso General del Estado, legalmente reunido, teniendo por base la libertad”.
Con estas precisiones marchan delegados del Congreso a Buenos Aires para exponer las decisiones que se habían adoptado, entre ellas la reafirmación de la independencia de estos territorios de toda dominación extraña.
Cuando Artigas tomó conocimiento de la declaración de independencia en San Miguel de Tucumán, escribió al director supremo Pueyrredón el 24 de julio de 1816: “Ha mas de un año que la Banda Oriental enarboló su estandarte tricolor y juró su independencia absoluta y respectiva. Lo hará V.E. presente al Soberano Congreso para su Superior conocimiento”.
Algunas conclusiones:
Este Congreso, destacado por diversos autores como el “primer Congreso netamente federal de Hispano América”, habrá de señalar el apogeo político de Artigas.
En él aparecen expuestos, con meridiana claridad, dos de los principios que alumbraron su derrotero: independencia absoluta de todo poder extraño a estos territorios, organización institucional federal para las Provincias Unidas del Río de la Plata. Estos planteos, que colisionaban abiertamente con los designios políticos que sostenía el puerto de Buenos Aires, seguramente son los que llevaron a que este Congreso pasara desapercibido en la historiografía oficial.”



Fuente: Pensamiento Discepoleano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios